Aspectos morfologicos de la imagen

Elementos Morfológicos de la Imagen

Elementos morfológicos:

 

EL PUNTO

Es el elemento más simple de la comunicación visual. Un ejemplo de punto aplicado a la actualidad es la televisión ya que, si acercamos una lupa a una pantalla podremos  observar que la imagen se compone de muchos puntos de distintos colores.  Lo mismo ocurre en una fotografía tomada, por ejemplo, de la prensa; si aumentamos la imagen paulatinamente iremos viendo los elementos que la componen (pequeños puntos de tinta). En la imagen digitalizada al aumentar el zoom descubrimos los píxeles o unidades mínimas de información.

Solemos pensar que el punto tiene unas dimensiones y forma definidas: es pequeño y redondo. Pero el punto "real" puede adoptar infinitas formas . Además, como elemento morfológico, tiene una dimensión variable. Es una dimensión relativa que expresa la parte más pequeña en el espacio. Puede ir, por ejemplo, desde el grano de la emulsión fotográfica a la marca de un pincel.

La característica más especial del punto es su intangibilidad, imperceptibilidad e inmaterialidad. Es decir, para existir no es necesario que el punto esté representado materialmente en la imagen. No es necesaria la presencia gráfica de un punto para que éste actúe plásticamente en la composición.

En este sentido, podemos hablar de tres tipos de puntos implícitos:

Centros geométricos: en el espacio plástico el centro es el foco principal de atracción visual.

Puntos de fuga: son polos de atracción visual e provocan una visión en perspectiva.

Puntos de atención: son posiciones de la imagen que, por la disposición de los elementos icónicos, provocan y atraen la atención del observador.

 

 FUNCIONES PLÁSTICAS

 

El punto cumple en la imagen una serie de funciones plásticas entres las que destacan las siguientes:

-         Crear pautas o patrones de forma mediante la agrupación y repetición de unidades de puntos. La conexión de puntos permiten dirigir la mirada.

-         Actuar como foco de la composición (punto focal) o centro visual

-         Producir dinamismo al sugerir un efecto de movimiento.

-         Mostrar texturas y aportar sensación de espacio.

LA LÍNEA

 

La línea se puede definir como la huella de un punto en movimiento o como una sucesión de puntos contiguos sobre un plano. Es el elemento plástico más polivalente y, por consiguiente, el que puede satisfacer un mayor número de funciones en la representación.

Tiene dos fines esenciales: señalar, en el caso de la comunicación visual aplicada, y significar, como en el arte. Al igual que el punto, no requiere la presencia material en la imagen para existir.

Las líneas se pueden clasificar según diferentes categorías (Villafañe y Mínguez, 1996):

-         Líneas implícitas: son las constituidas por la geometría, intersección de planos, ejes y diagonales de la composición.

-         Líneas aisladas: son las representadas por los trazados geométricos más simples de rectas y curvas.

-         Conjuntos de líneas: están representados especialmente por los trazados perspectivos, líneas de fuga, cruces de rectas o líneas convergentes.

-         Línea objetual: es la que representa lo que se percibe como objeto unidimensional, conforma pictogramas y siluetas.

-         Línea figural: es la que representa y describe la forma de un objeto. Puede ser de contorno y recorte.

FUNCIONES PLÁSTICAS

-         Crear vectores de dirección básicos para organizar la composición.

-         Aportar profundidad a la composición, sobre todo en representaciones planas
(bodegones; escenas con fondos neutros, etc.).

-         Separar planos y organizar el espacio.

-         Dar volumen a los objetos bidimensionales.

-         Representar tanto la forma como la estructura de un objeto.

LA FORMA

La forma es un elemento a medio camino entre lo perceptivo y la representación. Un avión, por ejemplo, puede tener apariencias muy diversas o ser percibido desde puntos de vista diferentes. En cualquier caso, su estructura sigue siendo en todos los casos la misma. Gracias a esa forma estructural reconocemos sin problemas todos los tipos de aviones y todas las vistas parciales de cada uno de ellos y nuestra percepción no es engañada por las apariencias de los casos individuales.

En la definición del concepto de forma estructural está contenida la más importante función que un elemento icónico pueda poseer: la capacidad de identificar al objeto de la representación o de la percepción (v.gr. la paloma de Piccaso como símbolo de la paz).

Para que la forma sea arquetípica (es decir sirva como ejemplar, prototipo o modelo) es necesario que cuente con el número suficiente de rasgos que salvaguarden la identidad del objeto. Por este motivo, la representación arquetípica exige simplicidad y fácil reconocimiento y una adecuación realista al significado que quiere expresar

Existen tres maneras básicas de representar la forma: la proyección, el escorzo y el traslapo.

- Una proyección implica la adopción de un punto de vista fijo. Toda proyección es una abstracción visual y, en este sentido, los criterios que deben seguirse para conseguir la mejor representación del objeto son:

-              ser esencial, es decir, recoger el esqueleto estructural del objeto;

-              ser generativa, es decir, que permita completar aquellos elementos que la forma no recoge.

Un coche, por ejemplo, se identifica mejor de perfil, mientras que la proyección más adecuada para un avión es su planta.

-         El escorzo es una representación de un objeto o personaje en sentido perpendicular u oblicuo con relación al plano del cuadro que contiene la imagen por medio de la perspectiva, de tal manera que resulte más estrecho y de color menos intenso cuanto más se distancie del espectador. Da sensación de profundidad y tridimensionalidad.

 

- Por último, el traslapo hace referencia a la superposición de objetos en la imagen y supone la representación incompleta de la forma. Para que dos objetos superpuestos pueden ser percibidos adecuadamente han de cumplirse dos requisitos:

- deben ser percibidos como independientes;

- deben estar situados en distintos términos del espacio de la representación.

FUNCIONES PLÁSTICAS

 

-         Jerarquización (a favor de la figura que se representa en primer término)

-         Crear itinerarios de lectura dentro de la composición y dar orden interno a las imágenes.

-         Crear cohesión, agrupación, unidad.

-         Favorecer la tridimensionalidad.

-          

EL COLOR

 

El color es una experiencia sensorial que se produce gracias a tres factores:

-         Una emisión de energía luminosa. El color está directamente relacionado con la luz ya que, como es evidente, sin luz no se perciben los colores. Incluso, aunque exista luz en nuestro entorno, dependiendo de sus características, tendremos distintas apreciaciones de los colores de los objetos.

-          La modulación física que las superficies de los objetos hacen de esa energía.

-         La participación de un receptor específico: la retina. El ojo humano contiene tres tipos distintos de receptores del color, que son sensibles a la luz roja, verde y azul.

 

La naturaleza plástica del color

Existen dos naturalezas cromáticas:

1)     Color del prisma o color-luz, que es el resultado de una síntesis aditiva (suma de radiaciones de distinta longitud de onda) de diferentes proporciones de azul, rojo y verde. Es el caso de la TV o los sistemas de vídeo que son capaces de "generar" luz.

2)    Color de la paleta (color-pigmentario o color-materia). Estamos hablando de materias coloreadas que actúan como filtros de luz. Es el caso de los colores que se plasman en el papel o el lienzo, ya que estos soportes reflejan la luz en vez de generarla. Así, por ejemplo, las impresoras de color utilizan combinaciones de colores de forma sustractiva, o sea restanto colores en capas superpuestas. Los colores son obtenidos por sustracción a partir del azul cián, el rojo magenta y el amarillo cadmio. De tal modo que:

- Si una luz blanca incide sobre una superficie amarillo cadmio, refleja el ROJO y el VERDE anulando el AZUL.

- Si una luz blanca incide sobre una superficie azul cián, refleja el AZUL y el VERDE anulando el ROJO.

- Si una luz blanca incide sobre una superficie rojo magenta, refleja el ROJO y el AZUL anulando el VERDE.

A la hora de combinar los colores pigmentarios hemos de diferenciar entre colores primarios y secundarios:

·              Colores primarios: rojo magenta, azul cián y amarillo cadmio. No pueden obtenerse por la mezcla de otros colores y son la base de todos los restantes.

      ·              Colores secundarios: verde (pigmento verde esmeralda), violeta (azul ultramar) y naranja (rojo bermellón). Resultado de la mezcla de dos primarios a partes iguales. Cada color secundario es complementario del primario que no interviene en su elaboración.

Tres son las características esenciales de los colores (ya sea su naturaleza pigmentaria o lumínica):

1.      Tonalidad: es el estímulo que nos permite distinguir un color de otro. Facilita la discriminación entre un color y otro.

 

2.     Saturación: es la sensación más o menos intensa de un color, es decir, su nivel de pureza. Un color estará más o menos saturado según la cantidad de blanco que lleve mezclado.

 

 

3.     Temperatura de color: la luz natural tiene una alta temperatura de color, mientras que la luz artificial tiene una baja temperatura de color. Los sistemas de registro (foto/vídeo) tienen que adaptarse a la temperatura de color de las fuentes que iluminan la escena para no ofrecer resultados erróneos.

 

 

 

Funciones plásticas

 

En la imagen el color no es un mero adorno, pues su capacidad comunicativa es comparable a la de la palabra. La aplicación del color es una mezcla entre la estética (la apariencia de un objeto desde un punto de vista artístico) y la sinestesia (impresión relacionada a una sensación primaria procedente de un estímulo físico). El color tiene manifestaciones sinestesicas ya que diferenciamos entre colores cálidos y fríos, tristes y alegres, estáticos y dinámicos, etc. Sin duda la propiedad sinestesia más evidente del color son sus cualidades térmicas (frío/calor).

Los colores, además, pueden también soportar una clara simbología como es el caso de las banderas o emblemas de países, instituciones o grupos sociales. Los colores aportan por sí mismos significados, como por ejemplo  puede representar la perspectiva aérea, sugiriendo distancia; puede dinamizar la composición sobre todo con el contraste; etc.

 

 

Comentarios

ola me piden en el cole qe nombre los elementos morfologico de la imagen cual seriaa xqe soii tan burraa qe nosee jaja es para hoi nesecito ayuda xDD

Añadir un Comentario: